Hoy no hay cine | Monday 18 June 2007

La Ley del Cine no gusta a nadie, productores, distribuidores, exhibidores, operadoras de televisión, todos están disconformes con una ley que antes de nacer, ya se antojaba polémica.

La noticia hoy no viene de manos de las televisiones, sino de los exhibidores de películas, que se han puesto de huelga contra una ley que consideran el principio del fin de su actividad empresarial. La huelga la van a secundar el 90% de las salas españolas, ya que los cines gestionados por Alta Films (entre los que se incluyen los Renoir) sí abrirán por tener esta empresa una sección de productora y distribuidora.

El motivo de la huelga es su disconformidad con las actuales cotas de pantalla de cine español, la duración actual de las ventanas de explotación, la escasa persecución de la piratería audiovisual y las imposiciones de las majors americanas.

Sobre el primero de los motivos, la ley obliga a las salas a programar al año al menos un 25% de largometrajes de procedencia Europea (ahora, en el artículo 18 del Proyecto de Ley), algo que, según los exhibidores, perjudica gravemente a su supervivencia cuando hablamos actualmente de cotas de asistencia a películas españolas en torno al 5%.

La cuestión de las ventanas de explotación (periodo de tiempo de explotación de una película en cada medio – de cine a DVD, por ejemplo-) se ha ido agravando a lo largo de los años, a medida que avanzaba la tecnología doméstica y los home cinema se iban convirtiendo en elementos habituales en las casas. Los exhibidores reclaman que el periodo desde que una película es estrenada en cines hasta que se explota en el ámbito doméstico, no debería ser inferior a 6 meses, cuando en la actualidad la única prohibición en este sentido la impone el Real Decreto 526/2002, para las películas que hayan obtenido alguna ayuda del ICAA, que no deberán ser lanzadas en ámbitos doméstico antes de 4 meses desde su estreno en salas cinematográficas.

El tema de la piratería es un viejo conocido (aunque ahora se ha hecho más grande), mientras que las imposiciones de las majors con respecto a la venta en lote de sus películas (generalmente, las películas -tanto para TV como para cine- se compran por lotes, para así “dar salida” las distribuidoras a películas de peor calidad y que nadie compraría si no se vendiesen inseparablemente junto con películas taquilleras), lleva trayendo de cabeza a los exhibidores desde hace unos años, con sanciones de competencia de por medio. La única previsión que hace el proyecto de ley en este sentido (art. 14), es una remisión al artículo 10 de la misma, por la que el ICAA deberá velar por la libre competencia en el mercado.

Siento haber sido tan descriptivo en este post, pero no me apetecía dar mi punto de vista sobre el tema, supongo que cada cual tendrá su opinión, y si no, para eso están los comentarios del blog.

Copia Privada Remota | Wednesday 28 March 2007

Hace ahora justo un año hablé del proyecto de Cablevision, una empresa de cable americana que pretendía lanzar al mercado una nueva serie de DVR’s (denominados Remote Storage DVR) en los que el disco duro, en vez de estar en el decodificador del cliente, estaba situado en las oficinas de la compañía, abaratando costes logísticos de la empresa, que a partir de entonces no tenía que enviar un técnico a casa del suscriptor en caso de avería.

El problema que ello provocaba era que la copia ya no la realizaba el usuario, sino la compañía a petición de éste, lo que aunque en el mundo real no tiene demasiada importancia, en el retorcido mundo jurídico sí la tiene.

Varios estudios de Hollywood demandaron a Cablevision y ayer se publicó la sentencia que condenaba a esta última por realizar reproducciones no autorizadas de las obras protegidas de las primeras, en base a que este acto no se podía considerar amparado por la Section 107 de Fair Use. Un juez del U.S. District Court in Manhattan consideró que

“The RS-DVR is clearly a service, and I hold that in providing this service, it is Cablevision that does the copying” 

Como ya dije en su momento, aquí en España, y en base a un Real Decreto desconocido por muchos (el RD 1434/1992), la solución hubiese sido similar a esta resolución americana ya que no se consideran copias privadas las realizadas en establecimientos dedicados a la realización de reproducciones para el público (artículo 10 del precitado RD).

Controvertida Ley del Cine | Tuesday 20 March 2007

Acaban de publicar diferentes medios que parece que finalmente los productores de cine y las cadenas de televisión (dos grandes grupos enfrentados por la reforma de la Ley del Cine), han llegado a un acuerdo con el Gobierno sobre esta ley.

Ya lo comentaba Diego hace unas semanas, la parte más polémica de esta ley es, quizá, esa obligación de las televisiones a invertir el 5% de su presupuesto anual en producciones audiovisuales (ya sean películas, series de televisión o cualquier otra producción de este tipo), queja no exenta de doble moral, porque por un lado protestan y por otro anuncian a bombo y platillo las excelentes producciones que realizan.

Pero comprendo a las televisiones y comparto el punto de vista de Diego, ya que no entiendo cómo un sector que ha conseguido crear una industria solvente y estable tiene que sufragar (amén de las ayudas públicas) el mantenimiento de una industria en permanente crisis.

Esta mañana, de camino al trabajo, iba oyendo el podcast “Esquiva esto” en el que Ramón Rey y Sonia Blanco discutían sobre la situación del cine español, donde Torrente, “Isi Disi” y la guarrería de turno, se convertían en super-éxitos con secuelas incluidas.

Nos guste o no, ni la industria del cine vive gracias a Lars Von Trier, ni la de la música gracias a Vicente Amigo, aunque lo que es indudable es que los grandes éxitos comerciales (sean de la calidad que sean) son los que permiten sufragar los escasos ingresos de otras películas, digamos, más minoritarias.

La industria de la televisión en España ha conseguido erigirse como un sector fuerte y solvente, puede que sobre una base de corazones, triunfitos y personajes de discutible naturaleza, pero ésta (que cada uno elige ver o no) han conseguido producir otros programas de excepcional factura, que sin los primeros no hubiesen salido a la luz.

Iré comentando la tramitación de esta nueva ley y los titulares de prensa que traerá, aunque yo ya más que por imposiciones gubernamentales, apostaría por una industria creadora de filmes más comerciales que sean los que permitan sufragar producciones de mayor calidad.

Actualización 21 de marzo de 2007: No sé que hemos hecho para merecer una Ministra así; la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas anuncian que no han llegado a ningún acuerdo con el Ministerio de Cultura y que siguen rechazando los puntos controvertidos de la Ley.

Borat y los pobres borrachos | Tuesday 14 November 2006

Cuando una película se convierte en éxito inesperado es mejor preparase para las demandas.

Al afrontar la producción de un largometraje, los abogados tenemos que tratar de evitar cualquier conflicto que pudiera surgir en el futuro, pero claro, cuando se produce una película de alto presupuesto no se deja al arbitrio ni el más mínimo de los detalles, algo que no suele ocurrir en pequeñas producciones o en filmaciones que espera atraer a poco público, ya sea por la falta de medios o porque su poca repercusión no anime a nadie a reclamar algo (dinero, generalmente) que no podrá conseguir.

Borat es la película revelación de esta temporada y con apenas 800 copias en su estreno (una cifra casi anecdótica), consiguió posicionarse en el número uno del box office americano. Borat es un personaje del show de Ali G (Da Ali G Show) interpretado por el propio Sasha Baron Cohen que da vida a un reportero de Kazakstán que recorre todo EE.UU. para cumplir su sueño, conocer a Pamela Anderson, de la que está locamente enamorado. En este largo camino se encuentra a defensores acérrimos de Bush, a tejanos anclados en pensamientos conservadores y a borrachos universitarios.

Y es que las denuncias se anticipan por dos frentes. Por un lado, un grupo de universitarios de la Universidad de South Carolina que aparecen en la película ebrios y en situación humillante, ha decidido demandar a la productora de la película (20th Century Fox y otras tres pequeñas productoras) por la forma en la que son denigrados en la película, principalmente por varios comentarios suyos contra las mujeres y las minorías de dicho país.

Según los demandantes, cuyos nombres no han sido revelados para no someterlos a mayor humillación, varios miembros del equipo de producción de la película les metieron en un coche, les emborracharon en un bar y les hicieron firmar (una vez ebrios) un documento de cesión de derechos de imagen y de descargo de responsabilidad. La película, según la demanda, “hizo que los demandantes fueran objeto del ridículo, humillación, angustia mental y emocional así como física, pérdida de reputación, buen nombre y respeto dentro de la comunidad”.

Este caso me recuerda a la famosa serie de vídeos universitarios “Girls Gone Wild“, en la que decenas de estudiantes universitarias borrachas enseñan sus “encantos” a cambio de una vulgar camiseta (cuando no se besan entre ellas). La productora ha sido denunciada en numerosísimas ocasiones, ganando la mayoría de ellas en base a que, según el tribunal, las chicas al enseñar sus cuerpos a la cámara a cambio de la camiseta, sabían perfectamente lo que estaban haciendo, lo que reforzaban las autorizaciones que las mismas debían firmar para evitar demandas. Desde luego, algo impensable en nuestro país.

La segunda demanda a la vista es esta vez por temas, no de derechos de imagen, sino de propiedad intelectual, ¿o no? Mahir Cagri es un ciudadano turco que se hizo tremendamente famoso en Internet allá por 1999 (creo que fue de los primeros freakies que consiguieron la fama gracias a la Red), que a base de un inglés chapucero y sus encantos turcos, consiguió que miles de mujeres (sobretodo americanas) desearan un beso suyo (su website es http://www.ikissyou.org). Mahir ha declarado que “Cohen me ha copiado, y el me ha imitado de forma negativa” y que no descarta iniciar acciones legales contra el comediante, al mismo tiempo que ha dicho que estudia la posibilidad de hacer su propia película.

Mahir insinúa violación tanto de derechos de propiedad intelectual sobre su personaje (o sobre su persona, mejor dicho, algo que sinceramente no veo), como de derechos a la imagen y al honor (según él, la gente ahora puede pensar que él es antisemita o machista como Borat).

Sony bien y mal | Saturday 15 July 2006

Esta semana, con menos posts de los que me hubiese gustado, Sony ha sido protagonista por diferentes motivos, unos positivos, otros negativos y otros neutros.

El negativo, por la campaña que han retirado en los Páises Bajos de su consola portátil PSP por su alto contenido racista. Esta es la imagen en cuestión, un poco agresiva, pero bueno, han conseguido captar la atención de medio mundo, para bien o para mal. Que cada uno juzgue por sí mismo.

El neutro, aunque no por su repercusión, fue que el Tribunal de Justicia de la UE, por primera vez en la historia, ha considerado que la Comisión Europea no debería haber aprobado la fusión entre Sony Music y BMG Music en 2004 por la posible posición dominante en el mercado que tendría la nueva compañía y el daño que podría ocasionar al mercado europeo, sobretodo a pequeñas y medianas discográficas. Sony BMG ya ha anunciado que va a recurrir esta resolución porque una vuelta atrás modifica muchos sus planes de negocio para el futuro. El monopolio no es positivo, es evidente, pero la incertidumbre que deja este tipo de resoluciones y sobretodo su extensión en el tiempo, perjudica demasiado a una industria que debería estar preocupada en estos momentos en otros factores como qué hacer para adaptarse a las nuevas necesidades.

Y finalmente, el positivo: parece que Sony ya no apuesta tanto por MovieLink, esa “joint venture” creada junto con el resto de estudios de Hollywood para probar el mercado de venta de películas a través de Internet, hasta el punto que está buscando un comprador (no facilitan dirección para quien esté interesado). En cambio, Sony ahora mira hacia el P2P, y en especial a la plataforma Guba, una excelente iniciativa de la que ya hablé aquí hace un par de semanas, que ya cuenta con películas de Warner en su catálogo, así como material gratuito en diferentes formatos (iPod, PSP y flash) subido por sus usuarios (y paradójicamente hay vídeos de Shakira y otros artistas de Sony BMG Music).

La página es completamente accesible sólo desde EE.UU. con opción de venta y alquiler, aunque creo que los precios están todavía demasiado altos, en ambos casos similares a los actuales en el medio off-line, lo que al menos a mí, no me lleva a desear utilizar este servicio. Aún así, es un excelente paso para demostrar que es posible hacer negocio en Internet, de hecho, es un paso obligatorio que todos tienen que dar.

Warner sigue por buen camino | Tuesday 27 June 2006

Hace unos meses, se publicó que Warner y BitTorrent habían alcanzado un acuerdo con el objetivo de distribuir/poner a disposición las obras audiovisuales realizadas por la primera a través de lared de intercambio de archivos de la segunda.

Hoy se publica en varios medios que Warner Bros. Entertainment ha cerrado un nuevo acuerdo esta vez con Guba, una empresa fundada en 1998 e híbrido entre Movielink y YouTube, puesto que permite la visualización y descarga gratuita de vídeos amateurs subidos por los usuarios (además en diferentes formatos – iPod Video, PSP -) así como la descarga de películas y series de Warner a precios más o menos competitivos.

Los precios, como digo, de dudosa competitividad: $1.79 por día de alquiler para películas antiguas o $2.99 para las nuevas y $9.99 por la compra de películas antiguas o $19.99 para las nuevas, con títulos como Syriana, Good Night and Good Luck o Matrix. Por supuesto, todas ellas con su correspondiente DRM de Microsoft que parece que ante la falta de intenciones de Apple de licenciar su FairPlay, se está convirtiendo en un auténtico estándar en medidas tecnológicas de protección.

Como digo en el título de este post, creo que Warner va por buen camino; sus directivos se están dando cuenta de que existe un territorio que tienen que conquistar, la Red, y Warner nos están sorprendiendo mensualmente con iniciativas y betas que ningún otro major se atrave a realizar.
Por ejemplo, Sony; tiene su propio estudio, sus propios dispositivos y sus propios DRM’s, ¿a qué espera para sacar un buen servicio de venta/alquiler de vídeos y música compatible con su consola portátil PSP? ¿a que otros le ganen terreno y luego tenga que sacar un servicio aprisa y corriendo para salir al paso como ocurrió con Sony Connect? Tanta cautela no lleva a ningún sitio, quien no arriesga no agana y empresas como Sony, a pesar de su faraónica reestructuración, todavía, creo yo, tiene margen para “arriesgarse” y lanzar un servicio demandado por sus usuarios.

Por ahora, todos los servicios de pago (tipo Connect, Napster, iTunes, Movielink, etc.) sólo permiten el acceso de usuarios con IP de países con licencia, y desgraciadamente casi nadie se ha atrevido todavía a desembarcar en España, quizás debido a la gran penetración que tienen en nuestro país programas P2P que hacen imposible la competencia en un mercado justo.

Mientras tanto, Warner sigue su transición a la red, con alianzas más o menos arriesgadas y, parece ser que sin demasiado miedo a perder un producto (sus contenidos) que hace ya tiempo circulan libremente por Internet. ¿Alguien más se arriesga a entrar en el siglo XXI?

El Tribunal de Defensa de la Competencia vs. Distribuidoras de Cine | Thursday 11 May 2006

Llevo unos días con el blog y el podcast un poco abandonados, pero es que el trabajo me está absorviendo el poco tiempo que le puedo dedicar a mis “espacios inmateriales”. De todas maneras, prometo sacar un podcast este fin de semana; todavía no tengo el tema del día cerrado, así que se aceptan propuestas, aunque creo que os puede interesar que hable sobre la protección jurídica de los videojuegos.

Hoy, para comentaros un poco qué noticias me han llamado la atención, os traigo una que tampoco ha dado mucho que hablar pero que creo que es muy importante y es la denuncia que puso la Federación de Entidades de Empresarios de Cine de España (Feece) contra las cinco grandes distribuidoras americanas que trabajan en España por prácticas restrictivas de la competencia. Las cinco distribuidoras son The Walt Disney Company Iberia/Buenavista International Spain, Columbia Tristar Films de España, Hispano Foxfilm, United International Pictures (UIP) y Warner Bros y se le imputan varias prácticas en contra del mercado, sobretodo por un supuesto acuerdo de su modo de operar.

Las distribuidoras llegan a acuerdos con las productoras para la distribución de las películas en cada territorio, una labor que es frecuentemente cara: el soporte de cada película que se estrena en cada sala de cine suele costar, físicamente, unos 1.000 €,; multiplicadlo por 200 salas de media y os dará una cifra muy curiosa. Esas cintas se las alquilan a los exhibidores, pero no con restricciones, ya que no pueden seleccionar la sala donde exponer la película, el periodo de proyección, o la obligación de comprar las películas por paquetes.

Para sostener esta tesis de imposición de modos de negocio, la Dirección General de la Defensa de la Competencia afirma haber encontrado similitudes en los métodos empleados para controlar la recaudación, definir la política de promoción de películas y el establecimiento de porcentajes.

Se espera una resolución la semana próxima. Que cada uno saque su propia conclusión ¿son las distribuidoras que las que tienen que decidir cómo distribuir su producto o son las salas las que deben decidir cómo exhibir las pelis?

Interesante entrevista a George Lucas | Monday 27 March 2006

He leído en la web de Time Magazine una muy interesante entrevista a George Lucas (¿hace falta que diga quién es?) en la que habla con el crítico de cine de esta revista sobre Star Wars, Indiana Jones, tecnología,… e industria del entretenimiento. Que Hollywood es muy conservador no es un secreto, es una realidad que además descubrí el año pasado cuando proponía a mis jefes la utilización de las redes p2p (de forma legal y remunerada, por supuesto :-)) para la distribución de contenidos de TV y lo discutían constantemente porque relacionaban las palabras p2p y piratería (que por otro lado es lógico, cualquiera que no entienda bien el potencial de estas redes pensará que son “el lado oscuro” de su trabajo).

No me ha sorprendido el punto de vista de Lucas porque es el que llevo tiempo sosteniendo y creo que es el apropiado, pero sí me ha llamado la atención que alguien desde su posición lo defienda tan abiertamente, y sobretodo con tanto convencimiento. En la entrevista, el crítico le habla sobre el gran revuelo que existe ahora en Hollywood sobre el acortamiento de los plazos de la “ventana de protección” de tal forma que alguna película ya se ha estrenado al mismo tiempo en cine, en DVD y en PayTV, eso sí, una peli de muy muy bajo presupuesto. Y la verdad que esto es realmente costoso: una película tiene varios plazos de explotación, primero en salas, luego en DVD, Pay-per-view, PayTV y finaliza con el FreeTV; en cada una de ellas, la inversión en distribución y de publicidad es bestial, de hecho, el coste medio de una copia para salas es de 1.200 € (multiplicad esa cantidad por el número de copias que se distribuyen en España, que ronda las 200 por una peli normalita, y ello sin contar con publicidad, promoción, etc., sólo el rollo físico).

Lucas pone de manifiesto la presión que está realizando para que las productoras y las salas de cine se pasen finalmente al formato digital online por el que, a través de satélites, los cines se descargarán las películas directamente a un ordenador, prescindiendo completamente del tradicional rollo. Pero no todas están a su favor, las salas de cine llevan años viendo cómo el número de espectadores baja por lo que no están dispuestos a realizar una fuerte inversión en nuevas infraestructuras para luego terminar cerrando; y las productoras no quieren abrir un nuevo agujero por el que se pueda escapar más fácilmente su producto y así se una a la cantidad de material “pirata” que circula por el mundo. La solución no se antoja tan fácil como la expone Lucas, pero sí estoy de acuerdo con él en que la forma de disfrutar los contenidos tiene que cambiar. A día de hoy, solo algunas salas en EE.UU. están probando este sistema y ninguna en España ya que la conversión del sistema antiguo al nuevo, en EE.UU., se estima en unos 4.000 millones de dólares.

Enfatiza Lucas en la necesidad de adaptarse. La gente va a seguir acudiendo a los cines, incluso si una película se estrena al mismo tiempo en salas y PayTv ya que considera el cine como una experiencia social, pero pero volvió a resaltar que los cines van a tener que cambiar del modelo tradicional a otro nuevo en el que no compiten con el cine de al lado, sino con otro medio de explotación de obras. De hecho, lo que dijo me recordó a una noticia que leí el otro día sobre esto ya que algunos cines de EE.UU. están empezando a retransmitir grandes acontecimientos deportivos (partidos de beisbol, NASCAR, etc.) en sus grandes pantallas y parece que con éxito.

¿Qué ocurrirá en una Galaxia muy cercana dentro de muy poco tiempo? Podremos decidir si ver la última película de Spielberg en el cine, en pantalla grande, con palomitas, en una cómoda butaca y con nuestros amigos, o verla en televisión, con las limitaciones que ella ofrece pero sin la necesidad de salir de casa y sin la limitación de los horarios de los cines. Por ahora, lo único que lo impide es el conservadurismo de Hollywood en temas tecnológicos (por otro lado compresible) y las infraestructuras necesarias para que esto funcione tanto para los autores/productores como para los consumidores.

multistory-speaker