La protección de juegos de mesa | Wednesday 16 January 2008

A través del blog de William Patry llego a la noticia de que Hasbro, propietaria del legendario juego Scrabble, ha demandado a dos hermanos indúes por infracción de sus derechos de propiedad intelectual por poner en marcha una web en la que sus usuarios pueden competir online con este juego de letras. Al parecer, los hermanos Jayant y Rajat Agarwalla intentaron solicitar autorización a Hasbro para comercializar su juego a través de Internet, aunque en ningún momento contestaron a su requerimiento, y aún habiéndolo hecho, no podrían haber autorizado dicha explotación ya que estos derechos se habían cedido previamente a Electronics Arts. Los hermanos Agarwalla decidieron, sin embargo, seguir adelante con su proyecto, aunque con el nombre de Scrabulous.

scrabulous.gif

 

La protección de los juegos de mesa, al igual que la de los juegos de ordenador, es limitada ya que las leyes únicamente protegen la representación gráfica y el texto de las reglas del juego, eso sí, si las mismas cumplen los requisitos de originalidad y creatividad que exige la ley de propiedad intelectual. En ningún caso, ni esta ley ni la de patentes protegen las ideas, reglas o juegos, sino únicamente la expresión de las mismas. En la distinción entre idea y expresión, como comentamos con los videojuegos, está la clave.

En mi casa teníamos el Intelect, la versión española (y barata) del Scrabble. Recuerdo que siempre me llamó la atención una leyenda que decía “PATENTADO – JUEGO REGISTRADO”; al cabo de los años me dí cuenta de que la primera de estas advertencias era falsa:

Artículo 4 de la Ley de Patentes

4. No se considerarán invenciones en el sentido de los apartados anteriores, en particular:

c. Los planes, reglas y métodos para el ejercicio de actividades intelectuales, para juegos o para actividades económico-comerciales, así como los programas de ordenadores.

Aunque esto es mera anécdota, me gustaría ver la demanda de Hasbro para ver los fundamentos de derecho de la misma; su única baza es considerar el tablero del juego online como una reproducción del original de Hasbro, aunque, de nuevo, la diferencia entre idea y expresión es difícil de distinguir en estos casos.

3 comentarios

  1. Sergio Carrasco | permalink | 17.1.2008 a las 13:34:

    Y facebook allí implicada desde que dicho programa forma parte de las aplicaciones que se pueden utilizar desde dicho portal.

    Por poco justificada que podamos entender la actuación de Hasbro, no ha sido la primera vez que hace esto, e incluso se trataba del mismo juego o lo que pasó hace un par de años con el Risk.

    Veremos como acaba todo esto al final.

    Un saludo

  2. Jeremias | permalink | 17.1.2008 a las 19:21:

    Con la de Monopolys y Cluedos que hay en los centros comerciales de todo tipo. Creo que habia hasta un SGAEPoly xDD

  3. Pablo Rodríguez | permalink | 17.3.2008 a las 13:42:

    No recuerdo bien, pero creo que en Estados Unidos la protección de derechos de autor excluye explícitamente los juegos (http://www.copyright.gov/fls/fl108.html), aunque haya aspectos que sí puedan gozar de protección.

    Lo único es que hizo en su momento Hasbro es una amenaza de demanda (aviso de cesación de actividad), que a no ser que uno tenga muy claro que quiere ir a juicio, suele cesar la actividad. A mi entender es un modo de extorsión claro, porque en Estados Unidos las infracciones de derechos de autor no tienen que demostrar daños, sino que están fijadas por ley (entre treinta mil y ciento cincuenta mil dólares por infracción).

Dejar un comentario