The Beach Boys y su marca registrada | Monday 24 March 2008

Hace unas semanas hablé de las marcas registradas en conexión con los nombres propios; hoy, a través de Efe Eme, leo que los legendarios The Beach Boys han finalizado una batalla legal sobre la utilización de su marca por parte de los miembros de la banda. Remontémonos unos años atrás:

The Beach Boys es una banda de rock-surfero formada por Al Jardine, Mike Love, Brian Wilson, Carl Wilson y Dennis Wilson; en 1967, los cinco miembros de la banda crearon una sociedad, Brother Records, Inc., que se iba a encargar de gestionar todos los derechos de propiedad intelectual e industrial del grupo, entre ellos de la marca “The Beach Boys”.

Una vez muerto Dennis y Carl Wilson, y mostrado el deseo del resto de la banda de no seguir realizando giras juntos ¿qué ocurría con el nombre del grupo? ¿quién tendría derecho a utilizarlo, considerando que la marca pertenecía una sociedad cuyos propietarios eran los antiguos integrantes de la banda o sus herederos?

En 1998, Mike Love negoció con Brother Records una licencia para utilizar la marca “The Beach Boys” junto con su propia banda en una serie de conciertos alrededor de EE.UU., licencia otorgada de forma no exclusiva y con la aprobación del consejo de administración de la sociedad, en la que estaba Al Jardine. Una particularidad de esta licencia era que el licenciatario (Love) debía elegir a cualquiera de los manager que le ofrecía la sociedad, con el objetivo de preservar el “valor de la marca” The Beach Boys.

La polémica se produjo cuando Al Jardine comenzó, en 1998, una gira subtitulada “Beach Boys Family and Frieds”, con su propia banda y con agentes y managers que no estaban en la lista propuesta por Brother Records. Empezaron las negociaciones y lo máximo que consiguieron de Jardine fue su oposición férrea y una oferta económica de regalías inferior a la impuesta a Love. A pesar de que rechazaron la “oferta” de Jardine, éste siguió utilizando la marca para la realización de conciertos, provocando confusión entre los organizadores de los mismos, que contrataba a Jardine pensando que con él iba el resto de la banda, así como otros artistas invitados, llegando incluso muchos a cancelar la contratación cuando descubrían que Jardine era el único de los miembros que estaba contratado.

Brother Records presentó la consiguiente demanda y Jardine contestó en base a la prescripción de la acción, doctrina de los actos propios, “uso justo” de la marca, y malicia, al tiempo que reconvino por incumplimiento de contrato del demandante, solicitando una sentencia declarativa permitiendo el uso de la marca.

Sin entrar a analizar las doctrinas sobre marcas mencionadas en la sentencia (classic fair use doctrine y nominative fair use doctrine), el caso se resolvió a favor de los demandantes (Brother Records) al considerar el tribunal que la utilización de la marca “The Beach Boys” por Jardine no se utilizaba con la finalidad de describir un producto o servicio relacionado con la marca, al tiempo que la utilización de la marca en mayúsculas provocaba confusión entre el público, que contrataba a una persona con un caché superior pensando que todo el grupo estaba detrás.

La decisión completa de este caso de 2003, que se estudia en todas las universidades americanas, la podéis encontrar aquí.

El acuerdo extrajudicial al que han llegado ahora evita la celebración de una vista que estaba programada para abril por una demanda iniciada por Love y los herederos de Carl Wilson contra Jardine reclamando los gastos legales incurridos durante el primer procedimiento, valorados en 2.2 millones de dólares (lo mismo que aquí…).

No se han revelado los detalles de este acuerdo pero parece que tras años de interesantísimas batallas legales, el mismo podría abrir la puerta a una futura gira de los supervivientes “Beach Boys”, esta vez como banda.

A los que le interese este tema le recomiendo la lectura de la sentencia de 2003 referenciada arriba, como digo, sentencia obligada en todo estudio en la materia.

3 comentarios

  1. Barb | permalink | 28.3.2008 a las 19:44:

    Qué movida!
    O sea que la marca sólo la podía utilizar la gente que estaba en esa lista? ¿Siempre es así?

    ya que estoy preguntona: en una canción: cuando nombras a otro grupo o dices el nombre de alguien, ¿pagas tambien derechos?

    El pobre de Al Jardine le salió mal la jugada jeje
    un besin

  2. Andy Ramos | permalink | 29.3.2008 a las 10:34:

    Hola Barb,

    No es que la marca sólo podía ser utilizada por esa lista de personas, sino que para poder utilizar The Beach Boys, debían contratar con los agentes que obligaba Brother Records.

    Lo cierto es que desconozco si es común o no utilizar este “sistema”, desde luego yo nunca lo he visto en mi vida profesional.

    Sobre tu segunda pregunta, por decir el nombre de alguien no tienes que pagar, sí hay que pedir autorización cuando haces un uso comercial del nombre.

    El pobre Jardine… lo cierto es que los que tenemos la patología de divertirnos con este tipo de temas hemos seguido este asunto con atención.

    Un beso.

  3. ezequiel diaz | permalink | 12.4.2008 a las 20:01:

    Es interesante también lo que pasó con la marca Guns N Roses que, según entiendo, la tiene Axl Rose pero con algunas complicaciones.

Dejar un comentario