RSS con la charla de la I Jornada de Podcasting | Tuesday 20 June 2006

Sí, ya lo sé, soy incorregible, pero creo que ese es uno de los encantos del podcasting, la no sujeción a regímenes temporales estrictos. Como sabéis y os estáis imaginando, el podcast se está retrasando más de lo normal, y es que no lo pude sacar la semana pasada porque terminé, por fin, el Master que estaba haciendo en la Universidad Pontificia Comillas – ICADE y el pasado fin de semana me fui a Cádiz para ver al nuevo miembro en la familia Ramos, una preciosa niña que ha hecho que mi status en la sociedad suba al nivel de “Tito”.

Así que nada, mis disculpas (esta vez tengo motivos más justificados), y para abrir boca al podcast que publicaré en pocos días, he puesto en el RSS de mi podcast la charla que dí en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga con motivo de la I Jornada de Podcasting, que aunque la resumí en el podcast anterior, lo pongo a disposición de quien guste descargársela. (Por cierto, agradecer a Francisco Portero de SerBinario por la grabación, la edición y el espacio web).

Lo dicho, en breve, más Podcast Interiuris. Gracias por permanecer en sintonía :-)

Sobre estrategias de Piratería | Thursday 12 January 2006

Hoy hemos tenido como ponente a José Miguel Tarodo de Echenique, Director Gerente de EGEDA, Entidad de Gestión que se encargar de gestionar los derechos de los Productores Audiovisuales (por ejemplo de los productores de cortometrajes cuando se emiten por televisión o de un productor de cine cuando se utilizan obras suyas, aunque sean fragmentos, en actos de comunicación pública). José Miguel Tarodo es el encargado, dentro de EGEDA, de la gestión de derechos por comunicación pública, por transmisión por redes de cable, en lugares accesibles al público, temas de Piratería y de Relaciones con América Latina.

Estuvimos hablando un buen rato sobre la Piratería, específicamente sobre las redes organizadas que distribuyen ilegalmente discos con películas que están incluidas en su repertorio. La verdad es que son increíbles las cifras que mueven estas redes de falsificadores, no hay más que ver los datos de la red que detuvieron en diciembre de 2005 para ver la magnitud de estas organizaciones.

Actualmente las redes más peligrosas son las chinas que en poco más de un año han conseguido borrar del “mercado” a las redes de países del Este y de África, aunque suelen utilizar a personas subsaharianas para distribuir las copias piratas. La infraestructura es realmente escalofriante; con los aparatos que se requisaron el año pasado se podían realizar 60 millones de copias anuales de películas y discos.

El sistema que utilizan los chinos son los que se conocen como de “cama caliente” en la que mientras que unos trabajan otros duermen y así se van turnando haciendo turnos para estar trabajando 24 horas diarias. Los equipos que utilizan son ya casi industriales con torres con tostadoras que generan miles de copias diarias y debido al calor que éstas generan muchas de las salas donde están la tiene que refrigerar adicionalmente. Estas personas, al estar todo el día tostando cd’s y preparando las copias suelen tener las yemas de los dedos quemadas, de hecho ésto suele ser tomado como prueba cuando se suele detener a una persona acusada de un delito contra la propiedad intelectual.

Los métodos de trabajo han cambiado en los últimos años; al principio solían alquilar un apartamento donde hacían todo (tostar, fotocopiar, imprimir etiquetas, empaquetar) pero cuando la Policía localizaba el piso, confiscaba todo y el negocio se iba al garete. Por ello pasaron a alquilar varios apartamentos en los que se realizaba una labor diferente, aunque esto también rompía la “cadena de producción”; la práctica alctual es tener varios apartamentos en los que se realizan producciones a media escala para que, en el supuesto de que uno de ellos es localizado, la red pueda funcionar perfectamente. Además, también comprobaron que las detenciones tenían lugar entre semana que era cuando los jueces trabajaban por lo que en la actualidad sólo suelen realizar copias los fines de semana y desalojan los pisos de lunes a viernes, lo que ha provocado que en más de una ocasión la Policía se encontrase con un piso completamente vacío.

Otro dato que ha impresionado a la Policía es que se han dado cuenta que muchos de ellos ya vienen de sus países de origen con la intención de delinquir porque ese “efecto llamada” que realizan los inmigrantes se ha aumentado desde que han demostrado que España es un país idóneo para traficar con contenido audiovisual pirata. De hecho, Jose Antonio Alonso, Ministro del Interior dijo el pasado mes de diciembre que un kilo de hachís es 5 veces más barato que un kilo de cd’s piratas, aunque como ya se ha demostrado, esa cifra es un tanto virtuosa y muy poco objetiva.

La industria audiovisual debería haber tomado medidas antes de llegar a estas cifras tan alarmantes ya que, aunque éstas no son fáciles, sí podrían haber solucionado el tema de la piratería cuando era un mal menor. La solución desde luego pasa por ofrecer al público contenidos audiovisuales baratos y de calidad y además compaginarlo con una disminución radical de los niveles de piratería, que en España llega a niveles no vistos en otros países de nuestro entorno. En fin, a ver si de una vez por todas se hace lo que los cuidadanos llevamos tiempo exigiendo, contenidos a precios asequibles y de calidad que no nos obliguen a acudir a estos “mercados alternativos”.

Entidades de Gestión y Copia Privada | Saturday 26 November 2005

Ayer tuvimos una interesante clase en el Master ya que vino el representante legal de una Entidad de Gestión de Derechos de Autor (no era la SGAE; en España hay 7 entidades que se encargan de gestionar los derechos de sus socios) y estuvimos hablando durante 4 horas de la “copia privada”. La copia privada es una limitación a los derechos de los autores que viene recogida en el artículo 31.2 de la Ley de Propiedad Intelectual y que limita el derecho exclusivo de reproducción (es decir, de grabar una obra) que tienen los autores siempre y cuando se haga para uso privado del copista. La terminología que se utiliza no es caprichosa, de hecho, con anterioridad a la ley del 1996 (que es la que está en vigor en la actualidad), se decía que debía ser para uso personal del copista, con lo que limitaba mucho la interpretación de la palabra; mientras que “personal” implica solamente a la persona que realiza la copia, “privado” se interpreta como entorno familiar y de conocidos.

La cuestión más polémica fue si la copia privada es un derecho de los consumidores o una limitación a los derechos de los autores (todo desde un punto de vista legal, por supuesto, no de lo que la gente piensa que es); en España hay sentencias que establecen que es una limitación al derecho de los autores, por lo que, en caso de conflicto, el derecho de éstos prima sobre el de los usuarios. En cambio, dos tribunales de Paris han fallado lo contrario, dos consumidores denunciaron las medidas tecnológicas que se incluían en los DVD’s porque evitaban el ejercicio de su derecho a hacer copias para uso privado. El tribunal les reconoció a los demandantes su derecho a realizar dichas reproducciones por lo que las distribuidoras tuvieron que “desproteger” los discos.

La modificación de la LPI que se encuentra en la actualidad en el Parlamento pretende conjugar ambos derechos, el de los autores a autorizar las reproducciones de sus obras, y la de los usuarios a realizar copias para su uso propio, aunque, por ahora, de forma muy desacertada. La nueva modificación obligará a que se permitan al menos 3 copias para uso privado de obras implementadas por medidas tecnológicas que protejan su reproducción; así, si un distribuidor incluye en un DVD o un CD una medida anticopia o un DRM, éste tiene que permitir realizar al menos 3 copias del original. Como dije en clase la semana pasada, éste es un claro ejemplo de que a veces (en muy raras ocasiones), la ley va por delante de la tecnología (lo normal suele ser lo contrario); la ley confía demasiado en los sistemas DRM, unas tecnologías que ya han demostrado su ineficacia.
El representante de esta Entidad de Gestión nos adelantó que esta disposición se va a cambiar porque carece de todo sentido confiar en una tecnología que está todavía en pañales.

Sobre la copia privada hablaré en más ocasiones porque es desde luego un fenómeno particular en todo el mundo ya que sólo se reconoce en Europa y unos pocos países de tradición romanista. Todavía no se conoce cómo afectará la modificación de la ley al concepto de copia privada, sobretodo después del fracaso del anteproyecto; os mantendré informados.

SGAE, Entidades de Gestión y un modelo que realmente funcione | Wednesday 9 November 2005

Ayer vino la Directora del Master, Rosa de Couto, una de las mayores expertas mundiales en temas de Propiedad Intelectual, a hablarnos un poco sobre las Entidades de Gestión de Derechos ya que la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) le había invitado a Paraguay a dar una conferencia sobre este tema. Fue una pequeña charla, offtopic en toda regla, en la que nos comentó un poco lo que ya sabíamos, la malísima reputación que tienen dichas organizaciones (en España SGAE, en EE.UU. ASCAP y BMI) pero sobretodo una perspectiva menos conocida de estas entidades.

Y es que las entidades de gestión de derechos parecen que son una invención reciente, algo más lejos de la realidad puesto que, en España, la primera entidad se creó hace más de 100 años y durante este tiempo han sido muchas las discusiones sobre el poder que tienen, muchos los intentos por buscar caminos alternativos, aunque a día de hoy nadie ha propuesto un modelo de gestión de derechos de los artistas que realmente funcione.

Una entidad de gestión no sólo sirve para cobrar el canon compesatorio y para vetar la distribución de música por Internet, quizás ese sea su labor más pública o más conocida, pero no la única y ni siquiera la principal. Estas entidades se encargan de proteger a sus socios (los autores y editores) y de gestionar sus derechos de explotación sobre sus obras; cada vez que se reproduce una canción en una TV o en la radio, cuando se utiliza una obra en otra nueva, cuando se pone música en bares y pubs o cuando alguien distribuye una obra protegida, estas entidades son las que se encargan de que los derechos de sus representados no se vean vulnerandos. Si os fijáis, estoy intentando utilizar el término SGAE lo menos posible porque esta organización es sólo una de las muchas que hay en España, aunque sí es verdad que es la que más notoriedad ha alcanzado porque sin lugar a dudas es la más importante ¿Demasiado poderosa? Quizás, aunque los especialistas en PI, que no siempre están a favor de la SGAE, sí creen que ésta es la única forma que existe para gestionar estos derechos de explotación.

Un compañero del master comentó un caso curioso: un amigo suyo, músico amateur, dio un concierto en la Sala la Riviera de Madrid y como recuerdo de la actuación, lo grabó y se lo dio a los asistentes. Por mera curiosidad, registró en la SGAE la cinta de cassette con el concierto y pagó las tasas que ésta impone (que por cierto, son muy bajas); al cabo de un año le llegó una carta de esta entidad requiriéndole en sus oficinas porque un canal de Guatemala había utilizado una de las canciones de la cinta para un documental y eso había generado unos derechos de comunicación pública. Resultado: un cheque de 60€, una cantidad que no da para sobrevivir, ni mucho menos, pero que al menos denota la capacidad que tienen entidades como la SGAE. Investigando, se dio cuenta de que una de las asistentes al concierto era de ese país, envió la cinta a su hermano y éste a su vez a un amigo que fue el que utilizó la canción en la televisión.

Casos como éstos son extremos pero dan un claro ejemplo de cómo una entidad tiene que ser muy poderosa para que los autores vean sus derechos “salvaguardados”.

No creais que defiendo a capa y espada la política de las entidades de gestión de derechos, de hecho estoy en desacuerdo en muchos de sus puntos más fundamentales, pero como decía Rosa de Couto, ¿qué modelo proponen los que critican estas entidades para defender los derechos de los autores? Y olvidáos del canon compensatorio, de las descargas por el emule y análogos; me refiero a gestionar sus derechos cuando ha habido una explotación comercial y cuando un tercero a utilizado una obra para un aprovechamiento comercial. Sí, demasiado poderosas, pero en ocasiones es necesario ese poder para poder defender el trabajo de los artistas.

Podcasting y la Ser | Friday 4 November 2005

Hoy hemos estado analizando los derechos de explotación que tienen los autores de obras protegidas por derechos de autor.
Básicamente, y para explicar un poco el post, los derechos principalmente son los de reproducción (plasmar su obra en un soporte, por ejemplo grabar un disco), distribución (poner a disposición del público dicho soporte, es decir, vender en un cd o dvd), comunicación pública (sin distribución del soporte, por ejemplo en TV) y de transformación.

Como sabeis, el tema del podcasting está revolucionando bastante el tema de los medios de comunicación y, al mismo tiempo, está haciendo que las leyes se tengan que leer de una manera diferente para poder adaptarlas a la realidad que la tecnología está introduciendo. ¿Dónde se enmarca dentro de estos derechos un podcast con música sin licencia?¿en la reproducción, en la distribución o en la comunicación pública? Como podeis ver arriba, hace falta una puesta a disposición de un soporte físico para que se considere distribución por lo que un podcast encajaría más en la categoría de “comunicación pública”.

Le pregunté al profesor si la Cadena Ser (que facilita a traves de podcasting varios programas como El Larguero o fragmentos de La Ventana, segmentos en los que suele haber música) ha tenido que pedir una autorización especial para dicha “distribución” (entre comillas porque no lo es en el sentido jurídico de la palabra, aunque sí coloquial). Creo que he olvidado un detalle muy importante y es que el ponente de hoy era el abogado de la Cadena Ser por lo que su palabra vale más si cabe.

Fue directo, “yo entiendo que poner los programas en Internet es un acto de comunicación pública, acto por el que ya pagamos al emitir por ondas la música de artistas y cantantes”. No estaba tranquilo del todo y le dije “¿pero vosotros pagais por eso o no?”, me sonrió y me dijo que se reservaba el derecho de responderme, que eso era secreto profesional, aunque en su mirada pude ver la respuesta.

Originalidad y otros temas | Saturday 29 October 2005

Como os comenté, he empezado un máster (otro) en Propiedad Intelectual en la Universidad Pontificia de Comillas; todo ha sido un poco precipitado porque el viernes pasado ví un anuncio en el periódico y el lunes ya estaba empezándolo. Los motivos: primero por profundizar más en el estudio de la PI (el Máster que hice en EE.UU. me dió una visión puramente mercantilista de la Propiedad Intelectual, muy lejos de la que tenemos aquí en Europa, pero es bueno conocer ambas para poder criticarlas); el segundo motivo, conocer la materia de los mejores especialistas de España.

Varias preguntas salieron sobre la autoría: ¿quién es el Autor de un cuadro que haya realizado un programa informático a través de los parámetros introducidos por un informático? ¿y de los cuadros que hacen algunos animales (monos, sobretodo)? ¿los protegen los derechos de autor? ¿quién es el autor de unos anuncios por palabras de un periódico?

Estos profesionales estaban de acuerdo en que la LPI debe tirar hacia otro rumbo y que la modificación que acaba de entrar en el Congreso no es ni de lejos el texto que necesita España; le metíamos bastante “caña”, pero estaban de acuerdo con nosotros en que la Ley se debía adaptar al nuevo entorno digital que la tecnología había introducido, y que esta modificación no se adapta a ella, pero vamos, de eso ya he hablado en este blog y en el podcast, sobretodo.

Trasladaré algunas discusiones de clase a este blog para compartir con vosotros las opiniones críticas de los especialistas en Propiedad Intelectual de España.

Nueva Vida, más Propiedad Intelectual | Friday 28 October 2005

Llevo una semana un poco frenética; el viernes pasado decidí venirme para Madrid para seguir mis estudios y ahora estoy metido en el Máster de Propiedad Intelectual que tiene la Universidad de Comillas. Todo ha sido en un abrir y cerrar de ojos, pero parece que poco a poco me voy situando; ya tengo piso compartido con un sevillano que también está en el mismo máster y voy conectándome a Internet cada vez que alguien deja gentilmente una red abierta. A ver cuando sale de una vez por todas el proyecto de Martin Varsavsky y tengo más accesos a Internet sin tenerme que meter en las redes de nadie.

Bueno, ayer la clase la dió una profesora experta en Propiedad Intelectual (como no) y hablamos del objeto de la propiedad intelectual, es decir, qué se puede proteger. ¿es protegible un garabato? ¿y un dibujo de un niño pequeño?
La pregunta que tenemos que responder para la semana que viene ¿se puede considerar una obra de arte, y por tanto protegible, a un lienzo en blanco?

Prometo traer muchas cosas nuevas mañana.

multistory-speaker