El año del cambio | Monday 19 January 2009

Éste es el año del “yes, we can”, del cambio político en EE.UU. y, atreviéndome a ser vidente, de la paulatina recuperación de la industria musical. La industria discográfica, especialmente la independiente, está o tocando fondo, o a punto de ver cuán bajo pueden caer sus ingresos. Las cifras que facilitó la IFPI la semana pasada daban buena muestra de un sector que lo está pasando realmente mal no desde 2008, sino desde mucho antes; en España, sólo el 0’1 % de las descargas de música son legales, y aunque recelemos de la procedencia de estas cifras, aun multiplicándolo por 10 nos da unas cantidades que nos hace intuir la cuenta de resultado de las discográficas independientes de nuestro país.

Ayer domingo comenzó en Cannes una nueva edición del Midem, la feria de la música más importante del mundo, y son muchas las noticias que se han generado en sólo dos días. Me comentan que allí el ambiente es de pesimismo, de ver cómo cada año hay menos industria y de que los que en años anteriores aseguraban haber descubierto la fórmula secreta contra la crisis ya habían dejado de existir. Las ventas de discos compactos bajan, ya apenas existe fondo de catálogo en tiendas como Fnac, las ventas digitales no suben lo que deberían, y las nuevas fórmulas de negocio no terminan de despegar al tener que competir con sistemas que no paga impuestos ni a titulares de derechos.

Sin embargo, yo soy optimista, creo que 2009 es el año en el que las discográficas van a dar el verdadero salto a la Red, con diferentes propuestas y modelos de negocio, en el que las entidades de gestión van a empezar a conceder licencias paneuropeas, y en el que el DRM dará paso a los fingerprints y a los metadatos.

Sobre las fórmulas revolucionarias del modelo de negocio, las nuevas propuestas vienen de operadoras de móviles (con Nokia con su “Come With Music”, que está teniendo una implantación más lenta de la esperada) o de proveedores de acceso, que desde mi punto de vista, son la pieza clave del futuro de la música. Los ISPs pasarán a ser también MSP (music service provider) y comenzarán a ofrecer tarifa plana de descargas de música a cambio de una cantidad de dinero que irá incluida en la factura de conexión a Internet. En este sentido, según una encuesta realizada por Music Ally, el 46% de los consumidores prefiere que su ISP sea su proveedor de servicio de música, contra un 5% de los operadores móviles o un 3% de los fabricantes de dispositivos. En definitiva, un sistema barato, de “barra libre”, atractivo, sin DRMs e incluido en la factura de Internet.

Según el New York Times, parece que el gobierno de la Isla de Man quiere ir más allá aprobando un sistema por el cual los suscriptores a una conexión de banda ancha pagarían una cuota mensual a cambio de poder descargarse toda la música que deseen, ya sea de sitios legítimos como ilegítimos (¿es esto un canon sobre el ADSL?). Desde un plano práctico, este sistema resolvería muchos problemas, pero crearía otros, como la desaparición del derecho exclusivo de puesta a disposición, pagarían usuarios que no quisiesen descargar música, o incluso provocaría la posible desaparición de servicios de pago como iTunes, que verían difícil competir con los servicios gratuitos. Es una opción interesante, aunque habría que analizarla cuidadosamente.

Como alternativas, llevo una semana utilizando la versión de pago de Yes.fm y lo cierto es que me parece un servicio buenísimo, bien planteado, asequible (3,95 €/mes en la versión de pago) y que puede plantar cara seriamente a competidores como Last.fm. Además, es español.

Si tuviese que elegir entre diferentes modelos, apuesto por el streaming y por la descarga mediante suscripción (en la que incluyo a “Comes with music“), aunque en esto de los pronósticos ya se sabe lo difícil que es acertar.

Sobre las entidades de gestión, cuando estuve en Cannes el año pasado di cuenta de que la SGAE iba a gestionar el repertorio latino de Peer Music (una de las principales editoriales de música) en toda Europa, algo que en aquel momento era más publicidad que realidad. Parece que un año más tarde se ha materializado dicho pacto, creándose una sección específica para Peer Music en La Central Digital, la plataforma de contenidos de la Sociedad Digital de Autores y Editores, y en la que usuarios de contenidos podrán adquirir licencias para la explotación del mismo de forma más rápida y sencilla. Dentro de un año comprobaremos si se materializan las exigencias de Europa de crear un entorno en el que las diferentes entidades de gestión de nuestro continente compitan entre sí, algo que no gusta a estas entidades que prefieren seguir gestionando en su territorio sin competencia.

Además, SGAE ha presentado en Cannes el primer disco en formato web de la historia de la música española“, En plena luz”, del artista novel Erizo. El “Disco-web” ya está disponible, y aunque la nota de prensa de SGAE lo describe como un hecho sin precedentes en nuestro país, para mí esto del disco-web no es más que una web en donde puedes comprar el disco en diferentes formatos, y en donde hay información del artista, incluyendo vídeos, noticias, fechas de conciertos y el libreto del disco en pdf. Además, que la descarga en mp3 cueste 20 € me parece desorbitado, aunque lógico: hay que montar una web, contratar diseñadores, hosting, grabar el disco, prensa, abogados, pasarelas de pago… demasiado caro para ser el camino.

En esta misma nota de prensa, la SGAE resalta la importancia que están teniendo últimamente “los autoproductores”, es decir, aquellos autores o artistas que componen su música, la interpretan, la producen (conservando los derechos sobre el master) y la comercializan, ya sea directamente a través de cualquier tienda online, o con la distribución de una discográfica, que paradojicamente están dejando de ser productores de fonogramas para dedicarse únicamente a la distribución y al marketing de los discos de los “autoproductores”. Autores que ya se encuentran en este régimen son Silvio Rodríguez, Carlinhos Brown, Luis Pastor o Chucho Valdés.

En resumidas cuentas, son muchas noticias y muchos intentos por recuperar al público perdido. Desde mi punto de vista personal y profesional, creo que éste es el año en el que las discográficas por fin van a empezar a ser más flexibles (les queda poco que perder), transigiendo en puntos que antes eran incuestionables y licenciando a servicios que ofertan contenidos a precios competitivos, mientras que los usuarios van a comenzar a valorar el disfrute de la música a través de servicios que aportan más valor al que ya de por sí tiene la música. Dentro de un año veremos…

6 comentarios

  1. Ramón Rey Vicente | permalink | 19.1.2009 a las 18:06:

    Pues según las cifras en USA, en 2008 la venta de música CRECIÓ respecto a 2007 🙂 gracias al mercado digital, como no. Y ahi las indies compiten con mucha más igualdad contras las 4 grandes, porque no tienen que luchar por la distribución física en tiendas…

  2. Jeremías | permalink | 19.1.2009 a las 20:01:

    Me gusta más Spotify que Yes.fm

  3. Alejandro Delgado | permalink | 19.1.2009 a las 20:24:

    Efectivamente, con aproximadamente 40 billones de archivos bajados ilegalmente, es dificil que la industria musical tenga unas finanzas estables.

    Sin embargo, también es cierto que poco a poco se han aumentado las ventas de música digitales (25% en el 2008), lo que, sumado al cambio de política de la industria (en vez de demandar aliarse con los ISP’s), nos da la esperanza que comparto contigo Andy: un año de cambio en la estructura, donde los ISP’s serán cada vez más protagonistas.

    Un gran saludo!

  4. globaltempo | permalink | 19.1.2009 a las 23:02:

    Es verdad que parece que este es un momento crítico, el momento del cambio. El momento más difícil para tomar una decisión como grupo autoproducido como el mio. Debo o no debo afiliarme a la SGAE? Tengo un contrato de PeerMusic en la mesa donde cederíamos los derechos de 20 obras, a cambio de un adelanto económico ( que es lo mismo que un compromiso para mover el material y venderlo a los consumidores de contenidos). Firmar con ellos significaría firmar con la SGAE un contrato de exclusividad… de por vida?? Tenemos nuestro disco recién masterizado, con códigos ISRC incluidos, con la intención de ser nosotros mismos la discográfica y mandar los CD’s a fabricar. Estaría vetada mi música en radios comerciales, salas de conciertos, televisones si no estuviéramos con la SGAE?

  5. Marco Alexandre Saias | permalink | 20.1.2009 a las 2:41:

    Andy,

    por ahora te dejo con esto:
    «Valve: Pirates Are Just Underserved Customers

    At the Game Business Law summit, Valve talked about Steam, digital distribution and the PC market. Interestingly, Valve sees pirates as “tons of undiscovered customers.”»

    http://tinyurl.com/9vjmpu

    Abrazos

    Marco

  6. Registros 2.0 | Javier Prenafeta - Abogado | permalink | 22.1.2009 a las 7:46:

    […] que coincido con Andy Ramos en que este año se verán muchos […]

Dejar un comentario